Cantos y Oraciones


  • Cuando pensamos primero
    en los otros...
    Cuando nos preocupamos
    por los demás...
    Cuando acudimos en ayuda
    del que necesita...
    Cuando nos acordamos
    del que tenemos al lado...
    Cuando compartimos
    los bienes que tenemos...
    Cuando acompañamos
    a los que sufren...
    Cuando damos nuestro tiempo
    para beneficio de otros...
    Cuando colaboramos para mejorar
    la situación de los que menos tienen...
    Así es como vivimos
    a la manera de Jesús.


  • Jesús,
    tu me enseñas
    que para seguir tus pasos
    hay que servir a los demás.
    Ayúdame

     


  • Te doy gracias por todos ellos.
    Son muy buenos
    y los quiero mucho.
    Protégelos y cuídalos.
    Acompáñalos siempre
    de día y de noche
    y en todas partes.
    Que gocen de buena salud
    y crezcan sanos.
    Si alguno se enferma. Señor,
    ayuda a que sane pronto.

    Te pido por las familias de mis amigos,
    sus padres, hermanos, abuelos,
    que todos estén bien.
    Cuida mucho a mis amigos,
    y que aprendamos a vivir
    cada día más unidos.

     


  • Enséñame a ser buen amigo
    a ser servicial,
    a preocuparme por los demás,
    a vivir pensando en ellos.
    Enséñame a ayudar
    a ser generoso y abierto,
    a estar siempre dispuesto
    para dar una mano.
    Quiero dar muchos frutos
    de buenas acciones.
    Quiero ser solidario
    y amar a los demás
    con gestos, hechos y actitudes,
    no sólo con palabras.
    Ayuda a que mi semilla pueda dar
    muchos frutos de cosas buenas.

    Señor, ayúdame a servir
    Jesús,
    quiero seguir tu camino.
    Vivir alegre y dispuesto
    para servir a mis hermanos.
    En el lugar que me pidas.
    En mi familia,
    con mis amigos,
    en la escuela,
    en el club o en el barrio.
    Quiero vivir atento
    a las necesidades de los demás.

    En especial muy atento
    a todas las personas que sufren.
    Quiero ser como vos,
    servidor de todos.
    Ayúdame a lograrlo.
    Jesús,
    acuérdate de mis amigos.

    Quiero ser buen amigo, Jesús,
    enséñame a buscar
    el bien de mis amigos
    antes que el mío propio,
    enséñame a compartir
    y buscar siempre lo mejor para todos.
    Que no me pelee
    ni me enoje con mis amigos.
    Que acepte con humildad
    sus consejos y sus palabras.
    Que siempre tenga una sonrisa
    y las manos abiertas.
    Que sepa perdonar y pedir perdón.
    Ayúdame a ser buena compañía
    y a llevar esperanza.
    Quiero ser tan buen amigo
    como tú lo eres conmigo.


     

     


  • Querido Jesús:
    te doy gracias
    por poder ir a la escuela,
    y te pido por todos los chicos
    que no pueden hacerlo.
    Ayúdame a estudiar mucho
    y aprender cada día más.
    Quiero ser un buen compañero,
    preocuparme por los demás,
    ayudar a todos,
    compartir con ellos mi tiempo,
    mi alegría y mi cariño.
    Te pido por mis maestros
    dales mucha fuerza y alegría
    para que nos enseñen
    con paciencia y mucho amor.
    Danos tu fuerza Señor
    para hacer un mundo donde
    todos puedan estudiar y aprender.


  • Querida Madre.
    Acompáñame todos los días.
    Ayúdame a portarme bien
    y ser un buen hijo,
    servicial y atento
    para lo que necesiten mis papás.
    Quiero ser un buen hermano,
    que no discuta ni me pelee tan fácil
    por cosas que no son importantes.
    Dame una manito en las cosas de la escuela
    y ayúdame a tener siempre una sonrisa para todos
    los que me rodean.
    Ayúdame a vivir
    haciendo el bien,
    como le enseñaste
    a tu hijo Jesús.
    Ayúdame a ser como El.


  • Jesús, mi buen amigo,
    te quiero pedir hoy por todos los niños
    que viven en la calle.
    Que están solos, abandonados,
    desprotegidos.
    Sin un papá o una mamá
    que los cuide y los quiera.

    Ayúdame a descubrir tu rostro
    en cada niño que sufre y enséñame a ser solidario.
    Pero puedo y quiero ayudar.
    Que no viva indiferente.
    Dame fuerzas para vivir  un amor grande como el tuyo.
    Que no me quede en palabras,  como le pasa a tantos adultos.
    Enséñame a amar de verdad.


  • Querido Jesús,
    te quiero pedir por mis abuelitos. Dales mucha salud
    y que no se enfermen.
    Ayúdalos para que estén bien, contentos, sanos,
    que tengan lo necesario
    para ser muy felices,
    y que no les falte nunca la alegría
    y las ganas de vivir.
    Que no se sientan solos
    ni tristes o cansados.
    Que descubran que vos
    estás siempre con ellos,
    porque nos quieres a todos
    y nunca nos abandonas.
    Dame fuerzas
    para quererlos mucho,
    para visitarlos,
    cuidarlos con cariño
    y atenderlos como merecen.
    Acompáñalos siempre, Señor,
    que te sientan a su lado,
    y muchas gracias por mis abuelos.


  • Querido Jesús:
    hoy no ando bien, estoy bajoneado,
    me siento triste, necesito sentirte cerca
    para levantarme el ánimo
    y volver a sonreír.
    Veo las cosas todas negras
    y no soy capaz de ver todas las cosas lindas que me pasan.
    Contágiame tu alegría y tus ganas.
    Ayúdame a sonreír y a ver las cosas
    con más optimismo y buena cara.
    Yo se que está conmigo y a mi lado,
    que no me fallas nunca,
    que eres mi amigo de verdad.


  • Señor,
    te pedimos por nuestro Papa,
    a quien tu encomendaste
    la tarea de cuidar a tu pueblo.
    Ayúdalo a tener
    un corazón bien grande,
    ayúdalo en su misión
    de Pastor de tu Iglesia,
    dale tu Espíritu de libertad,
    verdad y unión,
    que sus consejos y palabras nazcan
    del encuentro profundo contigo.
    Abre los oídos
    y los corazones de las personas
    para que escuchen
    sus constantes llamados
    a la Paz, a la Solidaridad
    y a la Justicia.
    Ayúdanos a crecer
    como un Pueblo de Hermanos,
    y haz que junto a nuestro Papa
    vivamos cada día
    poniendo en práctica
    tus palabras y enseñanzas.


  • Querido Jesús:
    Gracias por todos los dones
    que me regalaste.
    Gracias por mi familia,
    por mis parientes,
    por mis amigos,
    por las posibilidades que me ofreces,
    por conocerte y amarte.
    Gracias, Jesús,
    porque me muestras tu amor
    en el cariño de los demás.
    Te quiero pedir que me ayudes
    a ser generoso
    y a compartir toda mi vida
    con los demás.
    Que no me guarde nada
    de lo bueno que hay en mí.
    Quiero multiplicar
    lo que recibí de tus manos
    y brindar lo mejor de mi persona
    a todos los que me rodean.
    Ayúdame a dar muchos frutos.
    Jesús quiero ser cada día
    un poco más parecido a tí.


  • Padre bueno,
    en este día tan feliz
    para mí y para muchos,
    no quiero olvidarme de todos los niños
    que sufren en el mundo.
    Por los niños enfermos, 
    por los niños de la guerra,
    por los niños de la calle,
    por los niños abandonados,
    por los niños sin familia,
    por los niños que no pueden ir a la escuela,
    por los niños que no tienen para comer,
    por los niños que deben trabajar,
    por todos ellos Señor,
    te quiero pedir en este día.
    Ayúdame a vivir solidario
    con todos ellos.
    Que nunca olvide que Tú estás presente
    en el rostro de cada niño.


  • Jesús, aquí estoy
    para seguirte donde tú vayas.
    Quiero ser tu discípulo fiel
    y aprender todo lo quieras enseñarme.
    Te ofrezco todo lo bueno
    que hay en mí para servir a los demás.
    Estoy disponible, Señor,
    para seguir tus pasos.
    Estoy feliz
    porque a tu lado
    aprendo a vivir haciendo el bien.
    Tengo muchas ganas
    de crecer en la fe,
    en la esperanza
    y en el amor a los demás.
    ¡Ayúdame a vivir
    como un buen discípulo!


  • Hoy me dirijo a vos, María,
    para pedirte que me ayudes
    a escuchar con confianza
    la palabra del Señor.
    Contágiame tu fe,
    tu amor y tu esperanza
    para que yo pueda responder sí
    a todo lo que Dios me pida.
    Enséñame
    a disponer el corazón,
    a saber escuchar,
    a guardar dentro mío
    lo que el Señor va diciendo.
    A recibir con generosidad todo lo que El propone.
    Ayúdame a ser fiel
    y a mantener el rumbo
    que pide el Señor.
    Que no me olvide
    de dedicar cada día
    un ratito a charlar con Jesús
    y escuchar su voz en la Biblia.
    Madre, quiero seguir tus pasos,
    acompáñame en el camino.


  • Querido amigo Jesús,
    en esta noche
    tengo muchas cosas para decirte:
    Te quiero dar gracias
    por mi familia,
    mis papás, mis hermanos,
    mis amigos,
    y toda la gente buena
    que Tú pones a mi lado.
    Quiero pedirte
    por todos los niños del mundo,
    en especial por los que están más solos,
    para que todos reciban
    cariño y amor sincero,
    para que no haya chicos que sufran
    y todos puedan sonreír felices en este día.
    Te pido tu ayuda para ser mejor.
    Te pido tu compañía
    para vivir alegre en todo momento.
    Y te pido tu amor
    para llevarlo a los que me rodean,
    y así vivir cada día
    más cerca de ti.


  • Querido Dios, Papá de todos,
    enséñanos a vivir como hermanos.
    Sin peleas ni discordias.
    Sin divisiones ni diferencias.
    Ayúdame a ver en cada persona el rostro de Jesús.
    Que sea capaz de amar
    sin fijarme en
    el color de la piel,
    la escuela donde uno va,
    el barrio donde uno vive,
    la cara que uno tiene,
    o los amigos con los que se junta.
    Que aprenda a amar
    a todos los que me rodean
    porque todos somos hermanos
    hijos del mismo Dios.
    Amén.


  • Señor,
    acuérdate de todas las personas
    que sufren enfermedades.
    Acompáñalos y ayúdales
    a superar el dolor.
    Enséñales a descubrir tu rostro
    siempre presente en los momentos difíciles.
    Dales fuerza para continuar sus tratamientos
    y mejorar su salud.
    Danos un corazón grande y compasivo,
    capaz de amar y trabajar por los enfermos,
    ayúdanos a aliviar sus dolores,
    y ofrecer lo mejor que tenemos para su alegría.
    Enséñanos Señor a vete en el enfermo
    y a dar una mano con cariño.
    Que así sea, buen Señor Jesús.


  • Padre Bueno, que creaste todas las cosas
    y nos diste un mundo tan hermoso.
    Te pido para que los hombres
    sepamos cuidar tu creación.
    Que respetemos la vida de los animales, de los bosques.
    Que no abusemos de la naturaleza
    ni la ensuciemos con contaminación.
    Te pido por quienes defienden las bellezas naturales, las especies en extinción,
    por quienes trabajan por un mundo más limpio.
    Te pido también para que todas las personas
    puedan gozar de la naturaleza y los bienes que ella nos provee.
    Que no le falte a nadie el alimento
    que Tú nos diste con generosidad para todos.
    Padre Bueno ayúdanos a conservar el planeta
    y a repartir las riquezas de la naturaleza
    para beneficio de todos.
    ¡Que así sea, Señor!